La bellota


La vaca número 112, de Coquilla de Sánchez-Arjona.Cada época tiene sus problemas. Y en el otoño es la bellota. Puede llegar a afectar mucho al ganado. Hasta el punto de poder morirse intoxicado: sobre todo cuando cae aún verde, y especialmente si es de roble, las indigestiones de bellota pueden llegar a ser muy graves, porque afectan directamente al hígado de lo animales.

En el caso de nuestros “coquilla”, la ventaja de Valdefresno o de Las Carboneras, las fincas en las que los tenemos, es que están en una zona principalmente de encinas, con pocos robles. Con lo que se dan menos casos de bellota.

Pero, ¿y si pasa? Poco se puede hacer en realidad cuando la intoxicación es muy aguda: llegados a ese punto, la mayoría de los animales mueren o se quedan muy tocados. Así las cosas, el mayor esfuerzo hay que ponerlo en la prevención: buscando el equilibrio con el cochino (metiéndolos cuando empiece a caer la bellota para que se la vayan comiendo) y dándole “volumen” a los animales: heno u otro tipo de forraje (incluso paja) para que puedan digerir mejor. O poner una vela a San Antonio…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: